TOUR INTERNO

Conoce nuestro proceso de fabricación y los controles que aplicamos para
garantizar una gelatina de alta calidad.

¿QUÉ ES?

La gelatina es una proteína derivada de la hidrólisis parcial del colágeno, que es el principal elemento constituyente de las pieles de los animales.
GELCO fábrica su gelatina a partir de pieles de ganado vacuno.
La gelatina contiene de 84 a 90% de proteínas

INFORMACIÓN TÉCNICA
DE LA GELATINA GELCO

FÍSICO – QUÍMICAS
Bloom: de 130 a 285g
Viscosidad: de 22 a 45mp
pH: de 4,2 a 6,5
Tamaño de grano:
4 – 8 – 10 – 18 – 20 – 26 – 30 – 40 – 60 mesh.
Humedad: de 8 a 12%
Cenizas: máximo 2%
MICROBIOLÓGICAS
Recuento total aerobios mesófilos < 10UFC/g
Coliformes totales: Ausente/g
Coliformes fecales: Ausente/g
Anaerobios: Ausente/g
Staphylococcus sp: Ausente/g
Licuefactores: Ausente/g
Hongos y levaduras < 10UFC/10g

PROCESO DE MANUFACTURA

Gelco produce su gelatina a partir de la piel de ganado vacuno, la cual contiene una proteína llamada colágeno.

La materia prima es sometida inicialmente a lavado y tratamiento alcalino para lograr la solubilidad de la proteína; luego se acidifica para extraerla por hidrólisis con agua caliente, obteniéndose un caldo de gelatina.

Este caldo es sometido a un proceso de clarificación y concentración, mediante el uso de centrífugas, filtros, ultrafiltradoras y concentradores, hasta obtener una claridad y concentración acorde con los requisitos.

El licor de gelatina concentrado es esterilizado mediante la inyección de vapor a 138ºC durante 4 segundos.

Seguidamente, el licor de gelatina es gelificado y sale en forma de espaguetis, los cuales son llevados al equipo de secado, donde se retira agua hasta llevarla a la humedad final.

La gelatina pasa a las etapas de triturado, molienda y tamizado, en las cuales se consigue el tamaño de grano deseado, y luego a la etapa de mezclado.   Finalmente, el producto es transportado al sistema de empaque, el cual contiene trampas magnéticas y un equipo detector de metales, para prevenir y detectar cualquier partícula metálica en el producto final.

El producto es sometido a análisis físico-químicos y microbiológicos, para garantizar su inocuidad y calidad.